Nova: Cuba ya tiene su propia distro de Linux compañeros

Alguna vez Steve Ballmer dijo que Linux era sinónimo de comunismo y no andaba muy perdido. En 2005 el Gobierno de Cuba comenzó a impulsar la migración de sus computadores desde el software propietario hacia el de código abierto en pos de lograr su independencia del imperio de Microsoft, cuyo sistema operativo está aún en muchos computadores de la isla.

Nova es el nombre de la versión cubana de Linux, la cual fue por estudiantes y profesores de la Universidad de las Ciencias Informáticas de La Habana (UCI). El sistema operativo fue presentado esta semana en La Habana durante la conferencia internacional Informática 2009, evento que tuvo el lema 'Nuevas tecnologías: desarrollo y soberanía'. Nova fue diseñado con una interfaz gráfica mezcla de Windows y Macintosh (esperamos verla pronto), pero puede además correr en equipos de bastante antigüedad, incluyendo Pentium II.

Cuba ve una amenaza potencial en el software de MS, ya que agencias de seguridad estadounidense tendrían acceso al código de este. Además, es difícil de conseguir software de manera legal y mantenerlo actualizado por efecto del embargo comercial que mantiene Estados Unidos desde hace décadas.

Según Héctor Rodríguez, decano de la Facultad de Software Libre de la UCI, alrededor del 20% de los computadores en Cuba ya usan Linux. Hay que considerar que la venta de estos equipos recién comenzó el año pasado. A partir de este año, la Aduana General, los ministerios de Educación Superior y de Comunicaciones y todas las universidades cubanas empezaron a utilizar Linux en calidad de "organismos pilotos" y se espera que de aquí a cinco años un 50% de los equipos ya hayan migrado a Linux.

Rodríguez también señalo que "El movimiento del software libre es más cercano a la ideología del pueblo cubano, sobre todo por la independencia y soberanía".

Links:
- Cuba launches own Linux variant to counter U.S. (Yahoo!)
- Cuba finalmente libre, gracias al Software Libre (SomosLibres)
- Cuba abraza un 'software libre' por razones de soberanía (El Economista)


powered byDisqus