Producto Protegido pretende parar pérdidas de productos personales

Producto ProtegidoEn Diciembre del 2002 me asaltaron en la puerta de mi casa. Vivía frente al Parque Forestal en Santiago y un Miércoles a las 2 AM venía llegando a mi casa. Había pasado después de la oficina a compartir unas cervezas con unos amigos y llevaba un PowerBook Titanium usado que había comprado hace poco. Ese mismo día había respaldado toda la información del disco duro a dos DVD-R, la gran novedad de la época. 10 años de vida digital, guardada en dos discos.

Iba caminando para mi casa, con todo en la mochila, y a pocos metros de la puerta del edificio una pareja me pide una moneda. Ella de casi el doble del tamaño que él, ambos vestidos con parkas grandes y pantalones anchos. Les dije que no tenía y les ofrecí un cigarro. Mientras sacaba la cajetilla del bolsillo, el tipo saca un cuchillo y me lo pone al cuello. Detrás de unos autos aparecieron dos parejas más, uno de ellos poniendo su cuchillo en mi estómago. Afirmando la mochila con fuerza les pedí que no lo hicieran, que estaba toda mi vida en esa mochila. Un rápido combo a la cara me llega de no se dónde y caí al piso. Unos me tiraban las zapatillas, otra me robaba el reloj y luego buscaba en mis bolsillos, uno me pisaba la mano para que soltara la mochila, mientras otro la tiraba. Finalmente solté la mochila. Una mujer me pegó una patada en el estómago, me gritó que me quedara callado, y se fueron caminando tranquilamente.

Me levanté del suelo y los vi caminar lentamente hacia el centro. Lo único que sobrevivió fue la camisa con sangre, mis pantalones y las llaves de mi casa que había aferrado en una mano.

Primero, el golpe fue material. Computador, celular, walkman, plata, reloj y zapatillas. Luego fue emocional. 10 años de cartas, fotos, películas, páginas web, diseños, animaciones e información confidencial, perdidas para siempre (sólo sobrevivió lo que estaba en mi servidor web).

Gracias a una nariz ensangrentada, aprendí que debía respaldar mucho y hacerlo de manera frecuente. Hoy respaldo todo en 3 discos duros y torres de DVDs.

Pero los productos eran más difíciles de recuperar y casi imposible evitar la pérdida. Por eso cuando leí sobre Producto Protegido, sentí que finalmente habría una solución.

Producto Protegido

Producto ProtegidoFundada por el exitoso emprendedor en serie Daniel Daccarett, Producto Protegido pretende ayudar en la recuperación de bienes extraviados o robados, así como intentar desincentivar el hurto de especies.

La idea de Producto Protegido es simple, pero genial. Con un láser le graban una serie única de 7 dígitos al producto que deseas proteger, por ejemplo, tu computador portátil. Si alguien te lo roba y luego lo trata de vender, el comprador puede revisar que tiene una identificación de Producto Protegido. Puede ingresar a la página web de Producto Protegido, o al sitio de Carabineros, y buscar a quién pertenecen los 7 dígitos. Si es a la misma persona que lo está vendiendo, puede comprar con tranquilidad. Pero también puede encontrarse con una página que le indique que el dueño del producto lo ha reportado como robado o extraviado, posiblemente con una oferta de recompensa. Ahí puede generar inmediatamente una denuncia y ayudar en la recuperación del bien.

Si eres el dueño de un Producto Protegido que ha sido robado o extraviado, puedes denunciarlo en su página web y dejar que ellos se hagan cargo de todos los trámites para recuperarlo, incluyendo coordinación con Carabineros, Investigaciones y el Ministerio Publico.

producto-protegido-2.jpg

No va a evitar que los ladrones dejen de robar, para eso se requiere un milagro, pero al menos ayudará a recuperar bienes extraviados o robados. También debería reducir la cantidad de productos robados que se venden por internet en sitios de remates o avisos clasificados.

Para acceder al servicio, tienes dos planes mensuales: Para el plan de CLP$990 (US$2.1), puedes llevar hasta 5 productos a varias tiendas Falabella en Santiago (pronto en todo Chile), para que sean inscritos. En el caso del plan de CLP$2.490 (US$5.2), ellos van a tu casa con una máquina portátil a inscribir hasta 10 productos.

En ambos casos incluso puedes suscribirte al servicio con la tarjeta CMR de Falabella, por si quieres que el cobro sea automático, y te entregan una placa disuasiva que puedes poner en tu casa u oficina. También tienen planes para empresas.

Pero también ofrecen una opción gratis. Si quieres puedes inscribir tus productos sin costo alguno en su página web y marcar tu mismo de alguna manera tu producto.

Actualmente los locales Falabella en Santiago que cuentan con una máquina de Producto Protegido son: Parque Arauco, Plaza Oeste, Alto las Condes, Plaza Vespucio y Falabella Ahumada. Ya están despachando máquinas a otras ciudades y esperan ofrecer pronto el servicio en todo Chile. También están considerando exportar el servicio a otros países.

Pero para que realmente funcione el sistema, todos tenemos que empezar a utilizarlo. Cuando vayamos a comprar algo de segunda mano de una fuente desconocida, pregunta si tiene Producto Protegido. Puede que tengas suerte y te evites un mal rato. Yo ya lo estoy usando.

Este es un servicio del cual espero nunca tener que hacer un SuperHiperMegaReview™.

Link: Producto Protegido


¡Pero hay más! Pronto les vamos a tener un regalo de parte de Producto Protegido, porque FayerWayer Te Quiere™.

powered byDisqus